Publicado el 11/05/2017


La primera edición del Diplomado en Producción Multimedia continúa su andadura y tras dar un enfoque teórico sobre la Teoría de las Hipermediaciones y adentrarnos en las implicaciones de la cultura transmedia para el periodismo, hemos querido aprovechar, este tercer evento, para sintetizar las características y definición del periodismo transmedia e intentar plantear una propuesta de taller para integrar esta perspectiva en nuestro trabajo final de diplomado; que culminará con la entrega de un reportaje que integre todos los formatos explorados durante el proceso.

 

En el taller, tomamos como referencia la valiosa obra de Denis Porto Renó y Jesús Flores, 'Periodismo Transmedia' y la brillante biblia de planificación del flujograma algorítmico circular rizomático (en la presentación compartida al final del post). Esta concatenación de adjetivos para un flujagrama se traduce en un esquema que sirve para la “construcción del contenido a partir de un guión (o guió de guiones) transmedia, donde se programan todos los enlaces para que todos los fragmentos tengan una relación cognitiva y al mismo tiempo, ser complementarios y no repetitivos”.

Qué es el periodismo transmedia

Son muchos los profesionales y estudiosos que se han aproximado a definir esta forma de narrativa periodística. En anteriores post ya hemos abordado esta cuestión y por seguir enriqueciendo el debate, en esta ocasión, podemos sumar la perspectiva de Renó y Flores, que la consideran “un lenguaje periodístico que contempla, al mismo tiempo, distintos medios, con varios lenguajes y narrativas a partir de numerosos medios y para una infinidad de usuarios".  

Y la diferencian de otros tipos de periodismo en que hace “posible aprovechar las posibilidades comunicacionales presentes en la sociedad post-moderna, donde la movilidad y la liquidez de estructuras, o sea, la interactividad, asumen papeles importantes en el campo de la comunicación, como la de involucrar y atraer al receptor para la interpretación participativa del mensaje”.

Cómo elaborar narrativas transmedia

Para seguir sumando nombres al debate, en este caso, podemos tomar como referencia al director y escritor Lance Weiler, que en 2010 describió seis acciones necesarias para llevar a cabo una narrativa transmedia

1. Tomarse el tiempo para evaluar la historia que se quiere contar.

2. Responderse a sí mismo las preguntas difíciles: ¿Es esta la forma indicada para contar una historia? ¿Por qué las personas se van a interesar?

3. Plantear su punto de vista. Caracterizar el relato con la implementación de personas y temas que reflejen su propia identidad.

 4. Pensar en cómo mostrar, más que contar. No todos los elementos deben desarrollarse de manera explícita. El público debe contar con espacios para generar preguntas e indagar sobre sus resultados.

5. Facilitar las condiciones para que las audiencias se conviertan en colaboradores.

6. No dejar que las posibilidades de interacción con la tecnología sean más importantes que el desarrollo de la historia.

Por qué rizomático

En la propuesta de flujograma para planificar el periodismo transmedia que plantea Renó, llama la atención el uso del término rizomático. Cabría mencionar, como apunte, que el concepto  de rizoma, como modelo descriptivo o epistemológico en el que la organización de los elementos no sigue líneas de subordinación jerárquica, fue utilizado por primera vez por Gilles Deleuze Félix Guattari, en su libro ‘Mil Mesetas: Capitalismo y esquizofrenia)

Al sacar el término de la botánica, como otros tantos que usan los ecológos de la comunicación, se presta a metáforas que nos permiten comprender y profundizar en el carácter arrollador de las narrativas transmedias; su necesidad de expandirse y su riesgo de morir en el intento. En este sentido, la característica rizomática nos viene a decir que todas las piezas que integren nuestra planificación transmedia, son susceptibles de incidir en la concepción de otros elementos del relato, sin importar su posición recíproca.

Nuestros proyectos transmedia, por tanto, carecen de centro. Y carecen de centro, y quizás de poder, porque, en su esencia, se trata de perder el miedo a la era electrónica y/o digital, y entregar a los prosumidores de internet un mensaje que les sirva para reafirmar su identidad y  ahondar en el proceso de retribialización que exponía McLuhan, que nos hablaba de restaurar el equilibrio sensorial.

Por tanto, el Flujograma Algorítmico Círcular Rizómatico puede ser una idea excelente, para sacar al hermoso pez McLuhaniano del agua y hacerlo mirar a una pecera, que nos sirva para comprender, al menos, parcialmente, las nuevas formas de hacer periodismo, que pasan, de forma inexcusable, por atribuir valor a las relaciones que construimos con miembros de nuestras comunidades, apostando con contenidos con una clara vocación de servicio.

Cómo incorporar al público en el periodismo transmedia

Este tema es algo que vamos trabajando en base a las propuestas de varios autores y profesionales y la realidad es que, en la práctica, este elemento de hacer extensibles los relatos, por cuestiones técnicas e ideológicas, es, sin duda, la parte más compleja de planificar un periodismo transmedia de calidad. Quizás por que requiera un tiempo del que casi nadie dispone, para conocer a las audiencias potenciales y estudiar sus hábitos de consumo y producción (o reproducción) de información.

Evidentemente, hay temáticas y formatos que son más susceptibles de devenir en procesos de interacción con los usuarios, pero todo debería partir de un texto una base, con un resumen y además, una contextualización del tema para que el lector tenga condiciones de seguir leyendo.

A partir de ahí, Renó, propone, un Fragmento 1, en el que se presenta un contenido en video, que complementa lo que fue presentado en el texto base, pero no el mismo tema; un Fragmento 2, con la intención de presentar fotografías sobre el tema, pero igualmente no puede presentar contenidos que sean lo mismo del texto, y tampoco del video; un Fragmento 3, con un contenido infográfico o una caricatura sobre el tema. Una reflexión de apoyo sobre el tema. Y culminar con un Fragmento 4: presenta un complemento sonoro del reportaje.

Luego, hay dos conceptos transversales a todo esto, registrados en la obra ‘Diseñando Narrativas Transmediales’ de Gallego (2011) que pueden ser claves en el proceso de sistematización de estrategias para involucrar a las audiencias y dotar de un carácter inmersivo y extensible a nuestro universo narrativo.

El primero, es el de capacidad negativa, que acuñó Long (2007), que consiste en brechas estratégicas para evocar un sentido de incertidumbre, misterio, o duda en la audiencia. Pueden hacer referencias a personas, lugares o eventos externos proveen pistas a la historia de los personajes y su mundo. Pretenden despertar el interés de la audiencia por responder preguntas que surgen al interactuar con la obra, y generan una necesidad por completar el relato con sus aportes.

El segundo, pistas de migración, fue acuñado por Ruppel (2006), y se entienden como señales visibles al interior de un texto que conducen a contenidos presentes en otros canales. Plantean modelos de transformación para convertir un lector ideal en un consumidor de textos. Se pueden enfocar como caminos narrativos marcados por un autor para ser localizados por un usuario a través de diferentes patrones de activación.

 

Periodismo Transmedia from GrandalAyala

Bibliografía principal

Renó, D. & Flores, J. (2012). Capítulo 4 en Periodismo transmedia. Reflexiones y técnicas para el ciberperiodista desde los laboratorios de medios interactivos. Madrid, Fragua. 

GALLEGO, A. (2011). Capítulo 3. Componiendo una sinfonía transmediática en Diseño de narrativas transmediáticas Guía de referencia para las industrias creativas de países emergentes en el contexto de la cibercultura. Universidad de Caldas Facultad de Artes y Humanidades. Tesis de Maestría en Diseño y Creación Interactiva. Manizales.