Publicado el 26/07/2017


Roberta Scavo es periodista y Delegada Provincial en Rio Negro del Ente Nacional de Comunicaciones, ente autárquico y descentralizado que funciona en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones de la Nación.  En este caso, gracias al trabajo de Cesar Leonardelli, alumno del Diplomado en Periodismo de investigación, y profesional de la comunicación institucional, vamos a hablar con ella sobre su anterior etapa como Directora del Área de Comunicación Institucional de la Legislatura de Rio Negro

 

Durante su época en la comunicación institucional de la provincia, se encargaba de “dar difusión y prensa a los legisladores del recinto, indistintamente del color político. Cubrir el su trabajo. Fundamentalmente, el trabajo del Vicegobernador”. 

Para Scavo, la relación con los periodistas es “un camino de ida y vuelta. Ellos necesitan de la información y nosotros necesitamos que ellos la divulguen. Ida y vuelta”. Durante su desempeño, primaba el respeto y el sentido de pertenencia al gremio de los colegas periodistas: “Yo voy a ser periodista toda mi vida. Hay cosas con las que no transo. Soy muy respetuosa de mis colegas. Mi principal capital creo que es ese. En muchos casos, se mezcla lo personal y lo profesional”. 

En este sentido, Scavo, hace hincapié en que para cumplir bien con el rol de comunicador institucional, la clave está en “hablar con todo el mundo. Siempre que los llaman, atender.  Es como cuando uno está en un vecindario y un día está haciendo una torta y te falta una taza de azúcar y golpeas la puerta de la vecina. Y mañana te falta a ti un kilo de harina. Es una cuestión de comunidad”. Como ya vimos cuando conversamos sobre fuentes de información, estos rasgos también definen al los buenos periodistas de investigación.

 

Periodismo de investigación y Comunicación institucional

Las reflexiones de Scavo nos llevan a un terreno que ya esbozamos en el I Coloquio de Periodismo de Investigación Argentino, con el certero diagnóstico Eduardo Ledesma y Luis Alarcón, sobre las dificultades de hacer periodismo de investigación inmerso en la vorágine de actualidad del día a día en las redacciones de Argentina:

“Algunos periodistas se conforman con la información que se brindan y otros no. Algunos hacen un corta y pega y ya está. Y hay otros que no; son un poco más curiosos y quieren más. Y además, lo que vos les enviás es un puntapié para dar una vuelta de tuerca y sacar a luz algo vos que no querías que salga. En general, son los menos”. 

La limitación de tiempo es siempre el principal hándicap para ejercer esta modalidad de periodismo: “La investigación periodística tiene que ver con el tiempo. Hay periodistas que se involucran más porque tienen tiempo y están bien pagos. Y tienen esa libertad de decir voy a tomarme dos días, tres... para profundizar sobre este tema. La mayoría de los periodistas solo tiene la inmediatez del día, cubrir la nota y ya”. 

Tras mencionar como ejemplo de periodistas de investigación “con todas letras” a Adrián Pecollo del Diario Rio Negro, seguimos profundizando sobre estrategias para desarrollar una investigación periodística más allá de la versión oficial: “algunos buscan más fuentes. Lo ideal sería abrir ese abanico porque si no es como que te van a seguir contando el mismo cuento. Cuanto más fuentes tengas, más nutrida va a ser la información; más cercana a la verdad; a la realidad”. 

 

Los límites de la comunicación institucional

En ese camino de ida y vuelta que describe Scavo, desde el plano de la comunicación institucional, abordamos la cuestión de cómo los profesionales al servicio del poder político pueden o podrían neutralizar las filtraciones que se van a publicar con informaciones no deseadas:  

“El límite es que uno debe respetar. Si es verdad que hay cuestiones que tienen precio y que han levantado el teléfono y me han dicho: si no querés que salga esta información, tienes que pagar esto. Igual la respuesta de los dos vicegobernadores para los que trabaje fue que publiquen lo que quieran. En otros casos, no sé si alguien lo habrá hecho... supongo que sí, pero a mí no me ha tocado. Yo creo en el periodismo de investigación, y creo que la gente que está ahí, lo hace, además de porque necesita un trabajo, porque lo siente”

Para concluir, la periodista vuelca una reflexión, con la intención de desmentir la idea generalizada de que las pautas publicitarias institucionales se usan para la compra de las voluntades de los medios y periodistas: “la cuestión de la publicidad; porque una paute en un medio, el medio no va a sacar algo que nos perjudique. Se puede sugerir; pedir de buena manera, pero no condicionar y muchos menos comprar. Eso es un gran error y que muchos políticos creen que es así. Creen que todo tiene un precio y sobre todo, la información. Creen que con publicidad, a veces, puedes comprar esa información; para bien y para mal. Yo estoy convencida de que no es así”.